Lago Titicaca en camper o kombi

Clica aquí para ver el mapa a pantalla completa con la referencia exacta de los estacionamientos y otros puntos de interés

El lago Titicaca es uno de esos lugares del planeta a los que merece la pena dedicar un tiempo largo para visitarlo. Además de ser el lago navegable más alto del mundo y el lugar donde, según dicen, nació el imperio de los incas, se trata de una zona con una energía especial y tiene un buen número de puntos de interés, tanto en la parte boliviana como en la peruana.

Después de recorrer los alrededores del lago durante dos semanas en nuestra furgoneta vivienda, queremos compartir algunos datos prácticos en los que destacamos los puntos más interesantes y apuntamos los lugares donde dormimos con la kombi, los precios de cada actividad turística (a finales del 2014) y otros datos que pueden ser útiles si estás pensando en recorrer la zona por libre, especialmente si quieres hacerlo en un vehículo camper.

 

La parte boliviana

Copacabana

Por la parte Boliviana lo más cómodo es acercarse hasta Copacabana, donde está el puerto más importante del lago Titicaca de la parte boliviana. Ahí hay bastantes “parqueos” como les llaman aquí, donde puedes estacionar la furgo y acercarte al puerto para buscar alguna lancha que te acerque a las dos islas más famosas de este país: La isla del Sol y La isla de la Luna. Hay muchas lanchas y es fácil encontrar alguna que te lleve.

Ver el vídeo de Copacabana desde el aire

 

Isla del Sol

La isla del Sol es la más grande, está a unos 45 minutos en barca y tiene dos pequeños puertos. Si pides que te dejen en el del sur, luego puedes ir andando hasta el puerto del norte, que está a una caminata de unos 20-30 minutos. Durante la caminata se pueden ver las terrazas, que es la forma de cultivo de la zona y las vistas son excelentes.

Una vez en el puerto del norte se encuentra la escalera del Inca y la fuente de la eterna juventud. En esa zona es donde nos podemos quedar si se desea pernoctar en la isla, y hay diferentes casas y hospedajes con precios asequibles. Merece la pena pasar una noche y poder ver la puesta del sol desde un mirador que hay bien cerquita. La isla es grande pero la parte turística es justo en esa zona del puerto.

 

Isla de la Luna

La isla de la luna está cerquita de la isla del sol, a unos 20 minutos. Si se visita con un tour organizado, la ruta dura unos 30 minutos y normalmente sólo se visitan las ruinas del templo de las vírgenes. Hay opciones de alojamiento bien baratas en la isla también, por unos 30 bolivianos la habitación doble, por si apetece quedarse y poder descubrir un poco mejor la isla y disfrutar de la tranquilidad que se respira ahí.

 

Isla flotante de los Uros Irohito

Las famosas islas fabricadas con totora, una planta muy típica del lago se extinguieron en este país hace ya años. En estas islas vivían la etnia Uro Irohito. En 2007 se promovió la construcción de cuatro islas flotantes en Bolivia por por parte de esta etnia. Así mismo, la empresa Crillon Tours ha recuperado una de estas islas para que los turistas puedan ver cómo son y así explicar cómo vivían. Así que si sólo se visita el Titicaca desde la parte de Bolivia y alguien quiere ver como es una isla hecha de Totora, ésta sería una opción para visitar una isla flotante. La otra opción (más económica) es pasar a la parte peruana, donde las islas de totora están bien presentes.

 

Tiwanaku y paso a Perú

Para cruzar a Perú desde Bolivia se puede hacer desde la parte norte del lago con una barca o por la parte sur. Nosotros fuimos por la parte sur, para así poder visitar las ruinas y el pueblo de Tiwanaku (tranquilo también para dormir), que está de camino a la frontera con Perú, ubicada en el pueblo de Desaguadero. Si se llega un domingo es bastante complicado cruzar de país ya que hay que se pasa por en medio de tooooodo un mercado lleno de gente y de mercancía de todo tipo por todos lados. Nosotros llegamos un domingo, claro, sin saberlo, y nos costó toda la mañana hacer el trámite de pasar a Perú.

 

La parte peruana

Chucuito

Una vez en Perú, el puerto más importante donde salen las barcas para visitar las islas es Puno. Hasta llegar a Puno hay decenas de pueblitos bien tranquilos donde puedes quedarte a dormir sin problemas en la plaza o en alguna calle. Nosotros optamos por quedarnos en Chucuito, situado a 18 kilómetros de Puno. Es un pueblo chiquito, con una plaza mayor verde, amplia y con un reloj de sol, presidida por una catedral.

En esa plaza se puede dormir bien tranquilo delante de la municipalidad. Cerca de esa plaza está el templo de los falos, el mayor reclamo turístico de la población. Allí se conservan las ruinas restauradas de un templo inca dedicado la fertilidad. Dos piedras con forma fálica están situados a lado y lado de la puerta de entrada a un recinto de unos 200 metros cuadrados donde encontramos unos 80 falos esculpidos en piedra.

Según cuentan los pobladores, si una mujer se sienta encima de uno de los falos se asegura tener una buena fertilidad. No obstante, según nos explicaron en el mismo pueblo, las piedras de forma fálica se colocaron hace algunos años en el templo como un reclamo turístico, complementando de una forma bien gráfica y atractiva un recinto que se habría utilizado para rendir tributo a la Pachamama (la madre tierra) y pedirle fertilidad a la tierra.

 

Puno

Dónde aparcar en Puno. Clica aquí para ver la ubicación en el google maps.

Desde Chucuito estás a poco menos de una hora de Puno. En Puno hay dos partes diferenciadas. El Puerto, desde donde salen las lanchas, y el centro, donde están todos los hoteles, restaurantes, bares y discotecas. En el puerto también hay hostales baratos… Nosotros fuimos a uno, Apu-rimak, donde el servicio es medio deficiente. Sólo una toalla por habitación doble, el agua caliente no funciona, tiene que venir el técnico, el wifi… es que tenemos que parar el aparato porque si no se nos calienta… en fin… vale la pena preguntar qué servicios tienen antes de intentar alojarte en uno de ellos.

Y si no, una opción barata y segura para poder dormir en la furgo es el parking de “la escuelita” justo delante del puerto. Es una puerta de color verde. No pone que sea un parking, hay que preguntar. Dentro es muy grande y caben bastantes autos. Ahí, por unos 10-15 soles te dejan estacionar y poder pernoctar dentro de la kombi. Lo mejor es que si a la mañana siguiente quieres ir a hacer el tour, estás justo delante del puerto. No es aconsejable dejar la furgo en la calle. Varias personas nos avisaron de que les habían robado dentro del auto, así que mejor prevenir.

 

Islas flotantes de los Uros y Taquile

En Perú existen varias islas dentro del lago, algunas más turísticas que otras, y también hay las islas flotantes de los Uros, a pocos kilómetros del puerto, donde, según los guías turísticos de la zona, todavía viven unas 2000 personas. Por 35 bolivianos por persona, nosotros contratamos un tour de un día que nos llevó hasta una pequeña isla flotante de los Uros y pasó por la isla de Taquile, la más grande del Titicaca.

La máxima autoridad de la isla flotante nos explicó que ésta se fabricó recientemente, aprovechando el interés turístico suscitado por este tipo de islas. También nos aseguró que actualmente una pequeña comunidad vive en el lugar, un hecho que nos pareció improbable durante la visita y que algunos pobladores del Titicaca no confirmaron posteriormente.

Las excursiones a las islas de los Uros y a Taquile también se pueden realizar por libre, comprando en el puerto un billete para una barca que te puede llevar hasta las dos islas. Aunque puede salir ligeramente más caro, nosotros recomendamos esta opción, especialmente en el caso de Taquile, ya que durante el tour dedicamos buena parte del tiempo a los Uros, mientras que en la otra isla prácticamente sólo nos dio tiempo a almorzar y ver la cooperativa de artesanías durante los 15 minutos libres que nos quedaron.

Taquile destaca por sus textiles, declarados Patrimonio Cultural Inmaterial por la Unesco. Sus pobladores visten de forma específica según si son solteros o casados, manteniendo de esta manera las tradiciones ancestrales, de manera que es recomendable pasar un día entero en la isla o incluso pernoctar en la casa de alguna de las familias.

Ver el videopost Islas de los Uros: realidad o ficción

 

Las chullpas de Sillustani

Tras la experiencia con el tour-operador de Puno, decidimos visitar por libre otra de las islas más turísticas del lago, Amantaní, situada en la península de Capachica. Pero antes, pasamos por Sillustani, un pueblo situado a medio camino entre Puno y Juliaca. Merece la pena dedicar algunas horas al sitio arqueológico de Sillustani, un cementerio que alberga una gran cantidad de tumbas en forma de torre invertida o chullpas, pertenecientes a la cultura Kolla.

En la entrada al pueblo hay un estacionamiento vigilado donde tienes que dejar el vehículo, y por un precio de 10 soles por persona puedes visitar el sitio arqueológico. Sillustani se encuentra situado en un lugar privilegiado, a orillas de la laguna Umayo. Desde la laguna recorres un camino repleto de vendedores que sube hasta el cerro donde se encuentran las ruinas. Arriba acostumbra a hacer bastante frío y mucho viento, así que, aunque haga un sol radiante, recomendamos llevar ropa de abrigo y un gorro que proteja los oídos.

 

Isla de Amantaní

Dónde aparcar en Llachón y Chifrón. Clica aquí para ver la ubicación en el google maps.

Visitar la isla de Amantaní por libre es una opción relativamente fácil si se dispone de movilidad propia. El precio total es algo más caro que contratar un tour en Puno, pero en nuestra opinión, merece la pena gastarse un poco más y tener más libertad de movimientos. Para llegar a la isla hay que conducir hasta la península de Capachica y llegar hasta el pequeño pueblo de Chifrón. Por unos 5 soles diarios te guardan el vehículo en el patio de algunas de las casas que hay delante de la playa. Nosotros lo dejamos en la casa de la señora Justa, que por el mismo precio nos dejó pernoctar en la furgo la primera noche y ducharnos cuando fuimos a recoger el vehículo.

Desde la playa salen botes de forma regular hasta la isla por un precio de 5 soles por persona. Cuando se llega a Amantaní es fácil encontrar alojamiento, ya que las mismas familias que disponen de lugar en sus casas –que son la mayoría- salen a ofrecerte una. En nuestro caso, por 30 soles por persona estuvimos alojados en la casa de Ricardo, Francisca y Andrew en régimen de pensión completa. La casa, que está ubicada en la plaza, cuenta con tres habitaciones dobles y un ambiente muy acogedor. La experiencia es recomendable, ya que además de disfrutar de la isla a tu aire, durante los días que permaneces allí estás conviviendo con la gente del lugar y conociendo sus tradiciones de primera mano. Entre los atractivos de la isla, se pueden visitar los templos de Pachamama y Pachatata, dos excursiones cortas que vale la pena hacer por la mañana, antes de que lleguen los tours.

 

Llachón

Para terminar el recorrido por el lago Titicaca nos dirigimos a la parte sur de la península de Capachica a través de una carretera sin asfaltar y no en muy buen estado, llegamos al costero y alargado pueblo de Llachón. Bastante más allá del centro, conocimos a Félix y a su familia que regentan el alojamiento Samary. Atraídos por la gran variedad de tejidos y artesanías que hay en la zona llegamos hasta su alojamiento, donde nos mostró las técnicas de tejido y de cultivo junto con su mujer, además de explicarnos la forma de vida de sus antepasados, que se mantiene hasta la actualidad.

El lugar es espectacular, con unas vistas increíbles del lago, pero el precio del hostal es relativamente caro (60 soles por persona), de manera que optamos sólo por cenar en el hotel ( 15 Soles por persona) y dormimos en la furgoneta. No hay mucho lugar para estacionar, ya que la carretera es estrecha y con casas y campos a lado y lado, pero al final del pueblo nos comentaron que había un poco más de lugar. Nosotros nos estacionamos a un lado de la carretera justo delante del letrero del hotel Samary, aprovechando una pequeña explanada que hay.

Ver el videopost Pueblos indígenas del Titicaca: Llachón

Y hasta aquí la información práctica que hemos podido recopilar en nuestro viaje en kombi por los alrededores de este lugar único. Esperamos que pueda ser útil para vuestros próximos viajes y desde aquí os enviamos un caluroso saludo y os deseamos muy buenas rutas!

Una producción de MMVIATGES, productora audiovisual y multimedia
VÍDEO · FOTOGRAFÍA · COMERCIALES · DRONE · DISEÑO WEB · SERIES DE TV

El equipo de Furgo en ruta

4 responses to “Lago Titicaca en camper o kombi”

  1. Cristina

    Nos encantan las fotos! Nos encantaría conocer aquella parte del mundo.
    Os seguimos desde Barcelona!!! Un abrazo grande,

    Ramon y Cristina (http://holabehippie.blogspot.com)

  2. luiz kesselring

    Olá muchacas
    Y que comeran mientras estaban en Bolivia?
    gracias
    lucho

Déjanos un comentario | Deixa’ns un comentari | Leave a comment

Síguenos

Segueix-nos també a través del Facebook Segueix-nos també a través del Twitter Visita el nostre canal de YouTube Visita el nostre canal de Vimeo Segueix-nos a Instagram Mapa de la ruta

Publicidad

Furgo en ruta en tu mail

“Newsletter

Capítulos on line

Clica para ver los capítulos de Venezuela Clica para ver los capítulos de Colombia Clica para ver los capítulos de Ecuador Clica para ver los capítulos de Perú Clica para ver los capítulos de Bolivia Clica para ver los capítulos de Paraguay Clica para ver los vídeos de Brasil Clica para ver los vídeos de Uruguay Clica para ver los vídeos de Chile Clica para ver los vídeos de Argentina Clica para ver todos los vídeos de los consejos de viajes

Proyectos anteriores de Mmviatges

Clica per veure l'exposició

Mapa de visitas

Map

Colaboradores

Dr Fusca y Mr Kombi

Toubab Soul, l'últim disc d'Alma Afrobeat Ensemble

Cerques un fotògraf de confiança? Un dissenyador gràfic? Solucions de maquetació? Contacta amb Lomarc

Blog fotogràfic de Joan Pla

Somos miembros de

La comunidad viajera